Estrecho de Gibraltar. FOTO: NASA
Estrecho de Gibraltar. FOTO: NASA

¡Toma el control!

Escrito por: La Redacción | Publicado: viernes, 06 de enero de 2012

En la vida de la mayoría de la gente, hay tres áreas principales donde se centran sus intereses humanos: el ganar dinero, el deseo de fama y reconocimiento, y los deseos sexuales. Cada una de estas áreas, las puedo ver como un Estrecho de Gibraltar.

Un mapa se muestra frente a un grupo de jóvenes. «¿Conocen esta área? ¿Alguien conoce dónde está?» Hay un silencio por unos segundos, y nos es de extrañar, este grupo de jóvenes se encuentra reunido en una ciudad al este de Asia y en el mapa se señala un lugar totalmente diferente, un área muy pequeña en el sur de Europa.

Sin embargo, este no es cualquier lugar. El Estrecho de Gibraltar es un área clave para cualquier comandante que desea tomar el control del Mediterráneo. Quien tiene el poder en el Estrecho de Gibraltar, sencillamente controla todas las actividades de los países del Mediterráneo.

Harald Kronstad, quien hizo la pregunta, ve el pequeño grupo de jóvenes interesados. En esta parte del mundo, llena de estrés, el bullicio de las escuelas, y los estudios, los jóvenes se reunieron para pasar un fin de semana juntos en comunión, con interesantes y divertidas actividades, y así escapar de la vida cotidiana para aprender más de la Palabra de Dios, y cómo la pueden utilizar en su vida cotidiana.

Después de un día muy activo, con la búsqueda del tesoro en una metrópolis, cabalgatas a caballo, desafío escalada, campeonato de futbol y otra serie de actividades deportivas, llegó uno de los principales objetivos del viaje; un estudio bíblico con formación en la Palabra de Dios.

Los tres Estrechos de Gibraltar en la vida de un adolescente

Esta noche Harald Kronstad se basó en un artículo escrito  por Elias Aslaksen, «La lucha contra el pecado». Para ilustrar el tema Harald utiliza una fotografía del «Estrecho de Gibraltar». Pero, ¿cuál es la relación entre este estrecho estratégico a la entrada del Mediterráneo y mi vida como cristiano?

La respuesta es muy sencilla y práctica. En la vida de la mayoría de la gente, hay tres áreas principales donde se centran sus intereses humanos: el ganar dinero, el deseo de fama y reconocimiento, y los deseos sexuales. Cada una de estas áreas, las puedo ver como un Estrecho de Gibraltar. Al tomar el control de estos estrechos, evitamos ceder ante el egoísmo en nuestra carne, y caer en pecados como el amor al dinero, deseo de honra y la inmoralidad sexual. Por lo tanto, no necesitamos ceder frente a tales tentaciones. Por el contrario, podemos tomar el control en estas áreas, para que Satanás no tenga más poder sobre nosotros.

En su lugar, es Dios quien puede tomar el control en mi vida, y ya no son más mis deseos o tendencias humanas, el pecado en mi carne, quien tiene el control. En las diferentes situaciones, es ahora la voluntad de Dios que actúa en mí.

Como adolescente podemos sentirnos débiles e incapaces de lograr algo así. Los deseos son fuertes, y las tentaciones muchas. Pero cuando Josué, siendo un joven, fue elegido para guiar a todo el pueblo de Israel a la tierra prometida, Dios le dijo:

Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.

Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. (Josué 1, 5-7)

Entonces nunca más necesitaremos vivir atados a nuestros deseos

El mismo Dios que estuvo con Josué en sus batallas para tomar la tierra prometida, está con nosotros hoy. Cuando nos hemos decidido por servir a Dios de todo nuestro corazón,  entonces estas mismas palabras cuentan tanto para mí, como para ti. Entonces sabemos que tendremos éxito, con la ayuda del poder del Espíritu Santo y al tomar el control consciente sobre los «Estrechos de Gibraltar» en nuestra vida. Entonces nunca más necesitaremos vivir atados a nuestros deseos.