¡Valió la pena cada kilómetro!

¡Valió la pena cada kilómetro!

Escrito por: Doug Lowery, Eunice Ng | Lugar: Montana, USA | Publicado: viernes, 11 de mayo de 2012

El deseo de comunión con hermanos de un mismo sentir, reunió recientemente a 40 hermanos del norte, sur, este y oeste de Missoula, Montana USA.  

El sol apenas se asoma en el horizonte cuando un grupo de 13 hermanos de Vancouver en Canadá carga las maletas y toma posiciones en los automóviles. Son las 06.00 de la mañana y están listos para viajar.

Unas horas más al sur, un grupo de jóvenes de Seattle en Washington también se prepara para viajar hacia el este. Empacan los autos con las maletas, llenan los estanques con combustible, y con el café en la mano emprenden el viaje.

En Pascua más de 30 personas de diferentes lugares de USA y Canadá viajaron a Missoula, Montana para pasar Pascua junto a hermanos de un mismo sentir de Brunstad la Iglesia Cristiana. Para algunos el viaje tardó 10 horas en automóvil. Otros demoraron seis horas en avión.

Missoula se ubica  en Las Montañas Rocosas en el sector occidental de Norteamérica, y es una ciudad de unos 67.000 habitantes, rodeada de imponentes montañas y una vasta extensión de cielo.

Los primeros signos de primavera han comenzado a manifestarse. La hierba verde se asoma por todas partes; una clara indicación que la nieve se ha derretido. A lo lejos, se aprecia que en la montaña los picos blancos de nieve también han comenzado a desaparecer, y la brisa montañosa llena los pulmones en cada respiración.

A pesar que viven muy lejos uno del otro, tienen un anhelo en común – un anhelo de vivir una vida victoriosa como lo hizo Jesús aquí en la tierra.

Es una gran alegría que estos hermanos se reúnan. A pesar que viven muy lejos uno del otro, tienen un anhelo en común – un anhelo de vivir una vida victoriosa como lo hizo Jesús aquí en la tierra. Rápidamente se puede ver a la gente charlando. Por todos lados hay hermanos que conversan, ríen, y se divierten juntos. Los más jóvenes rápidamente hacen ronda para jugar tenis de mesa o billar, mientras que los niños disfrutan de la atención de los visitantes que con entusiasmo se integran en las conversaciones y juegos.

Conferencia de Pascua en Brunstad

El mismo fin de semana se llevará a cabo la conferencia de pascua en Brunstad, Noruega, con cerca de 9000 participante de 30 naciones diferentes. Gracias a internet, este pequeño grupo en Montana puede seguir las asambleas en Brunstad, donde pueden escuchar el mensaje sencillo y poderoso de tomar su cruz cada día, así como Jesús lo hizo. (Lucas 9, 23: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.)

- “Vivo muy lejos de Montana, y a pesar que no conocía a todos los hermanos, hemos tendido un tiempo fantástico juntos, dice Marie Lenk de Urbana, Ohio. – Aquí hay un espíritu de unidad y comunión que hace que el ambiente sea muy bueno”, concluye.

El 1º día de pascua los jóvenes organizaron la búsqueda de huevos de pascua, escondiendo muchos huevos de colores en diferentes lugares para que los niños los buscaran. Los escondieron en el patio, detrás de los arbustos y en los árboles. Las sonrisas y carcajadas estaban por todos lados mientras los niños buscaban sus huevos rellenos de chocolate y caramelo.

 

“Lo que más me impresionó fue ver a todos los hermanos trabajar en conjunto para que el resto lo tuvieran bien. Hubo un gran ambiente – ¡que se podía ver y sentir! ¡Fue un fin de semana increíble”!

- “Lo que más me impresionó fue ver a todos los hermanos trabajar en conjunto para que el resto lo tuvieran bien. Hubo un gran ambiente – ¡que se podía ver y sentir! ¡Fue un fin de semana increíble”, dice Phil Schoepflin (22) de Seattle, Washington.

Después de un fin de semana tan bueno y edificante es difícil decir adiós. Sin embargo cada uno vuelve a su lugar con mucha gratitud por la comunión y el tiempo vivido juntos.