«Espíritu de la Fe» - Una canción llena de esperanza y futuro

Escrito por: Janne Epland | Publicado: 03. enero 2017

La canción «Espíritu de la Fe» ha demostrado ser una canción especialmente viable en Brunstad la Iglesia Cristiana. Ha dado esperanza y fe a muchos, y hoy se canta en más de 16 idiomas en todo el mundo.

Las canciones se crean de muchas formas diferentes, y esta canción tiene también su propia historia. ¿Quizás, eso explica por qué vive hasta hoy y tiene un espíritu tan edificante?

La fe vive el día de hoy sin afán y con paz

Es el año 1975, y un joven llamado Sverre Riksfjord es parte de un pequeño grupo que viaja con el predicador Aksel J. Smith por Europa. Visitan varias iglesias para edificarlas en la palabra de Dios. Lo especial con este viaje, es que donde van, Smith anuncia lo mismo.

Él predica sobre la fe, a partir de Salmos 118:
«Este es el día que hizo Jehová; nos gozaremos y alegraremos en él. Oh Jehová, sálvanos ahora, te ruego; te ruego, oh Jehová, que nos hagas prosperar ahora. Bendito el que viene en el nombre de Jehová; desde la casa de Jehová os bendecimos.» (Salmos 118,24-26)

La fe sólo se centra en el día de hoy, y deja atrás todo lo que ha pasado

Aksel J. Smith lo repite fervientemente, una y otra vez, sobre vivir el día de hoy sin afán. Habla de despertarse cada día con esto en mente; «Este es el día que hizo Jehová; nos gozaremos y alegraremos en él.» La fe sólo se centra en el día de hoy, y deja atrás todo lo que ha pasado. El espíritu de fe habla sólo de futuro y esperanza.

Riksfjord entiende que es Dios quien obra en Smith para hablar sobre esto, y todo lo que escucha lo guarda bien en su corazón.

Una canción de fe se crea en el sótano

«Espíritu de la Fe» es creada justo después de regresar del viaje. Cuando le preguntan a Sverre Riksfjord si puede escribir una canción para una fiesta tras el viaje, baja a una habitación en el sótano, y escribe esta canción. En realidad es sólo escribir en el papel las frases que había oído de Aksel J. Smith en el reciente viaje.

«La canción llegó directo desde el cielo, y por eso ha sido para bendición»

«No recuerdo haberme esforzado para escribir esta canción,» explica Riksfjord en retrospectiva. «La canción llegó directo desde el cielo, y por eso ha sido para bendición. No fue algo fabricado. Nació en ese momento.»

Una canción viable

El coro de la canción está basado en el verso de 1 de Juan:
«Y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.» (1 Juan 5,4)

En la canción está escrito sobre Josué y Caleb, que vieron a los gigantes de la tierra como pan, y lucharon contra ellos en fe de que Dios los ayudaría. En la misma fe el pueblo de Israel puso sus pies en el Mar Rojo, y el mismo mar tuvo que retirarse frente a este espíritu de fe. ¡Piensa en lo que puede hacer esta fe en nuestras vidas!

«Espíritu de la Fe» por lo tanto sigue siendo igual de actual como desde el primer momento. Continúa fortaleciendo a los discípulos de Jesús en la fe para una vida victoriosa – completamente libre de pecado y todo lo que nos ata. A pesar que fue sólo pensada como una actuación para una fiesta, «Espíritu de la Fe» ha sido cantada innumerables veces desde entonces, y sigue fortaleciendo la fe cada día.

El texto de la canción:

A quien cree en Cristo, su Espíritu Él da;
agua viva de su cuerpo correrá.
La razón quebranta, la fe todo aclara;
despreciando obstáculos él vencerá.

Espíritu de la fe rompe la incredulidad,
espíritu de la fe gran valor nos da.
Él vence al mundo, nos muestra el camino,
fortalece y guía en la dificultad.

El espíritu de Caleb y Josué
lucha hoy contra los hijos de Anak.
Las trompetas suenan, muros se derrumban,
Mar y Jordán ceden ante esta fe.

Espíritu de la fe rompe la incredulidad,
espíritu de la fe gran valor nos da.
Él vence al mundo, nos muestra el camino,
fortalece y guía en la dificultad.

Sólo del hoy día se ocupa la fe,
olvidando ciertamente lo de atrás;
llena de esperanza mira el futuro,
vive el día de hoy sin afán, y con paz.

Espíritu de la fe rompe la incredulidad,
espíritu de la fe gran valor nos da.
Él vence al mundo, nos muestra el camino,
fortalece y guía en la dificultad.

De su esperanza testimonio da.
Con fe hablo, pues quien cree hablará.
Libres alabemos al Señor honremos; él
con nuestro andar se glorificará.

Espíritu de la fe rompe la incredulidad,
espíritu de la fe gran valor nos da.
Él vence al mundo, nos muestra el camino,
fortalece y guía en la dificultad.