¡Conviértete en un soldado de Jesucristo!

Escrito por: La Redacción | Publicado: 11. octubre 2011

- ¿Qué le espera a una persona que se ha inscrito en el servicio militar? La guerra, ¿no es así? ¡Batalla! dice Johannes Schmechel a los jóvenes reunidos para la conferencia en Brunstad. Él compara en esta prédica la vida cristiana con una guerra donde Jesucristo es el general.

- Te has convertido en un soldado de Jesucristo ahora, explica. – Y creo que es de suma importancia que así lo entiendas; que lo que te espera después que has tomado la decisión de vivir para Jesús, es una lucha. Pero no solamente lucha. También victoria.

Schmechel se refiere a la forma en que esta victoria se puede ganar en 1 de Pedro 4, 1-2:

Pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado, para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.

- O bien uno puede decir; para dejar de vivir como antes, continúa Schmechel. - ¿Y cómo puede suceder esto? – Sucede si soy un soldado. Si me armo con este pensamiento que ahora debo padecer en la carne para avanzar. – Para llegar al gozo de la victoria. – Para llegar a la riqueza en Dios.

Johannes anima a los jóvenes, y les recuerda que tienen al mismo Jesucristo como su general; el que tiene toda la potestad en el cielo y en la tierra. (Mateo 28, 18)

- Ahora tienes que tomar tu espada en tu mano, y luchar por tu llamado, exhorta a los jóvenes al final. - ¡Ahora eres un soldado!