La unidad de la hermandad

Escrito por: Trond Eivind Johnsen, Mark Cheetham | Publicado: 29. diciembre 2011

Se han probado y explorado muchas maneras para preservar la unidad del Espíritu y el vínculo de la paz, sin embargo hay una sola manera, dice Sam Petkau en esta entrevista. 

Si uno no ha crucificado su carne con sus pasiones y deseos, no pertenece a Jesús. Y uno de los deseos más fuertes en el hombre es querer tener la razón. Si estoy solo, entonces va bien, pero cuando me comunico con otras personas comienzo a ver que aunque quiero hacer el bien, no siempre es el bien lo que hago. Explica Petkau. 

Si elijo hacer algo al respecto con todo aquello que irrita a los demás, y lo llevo a la muerte, entonces ¿Qué me puede separar de mi hermano? Aquí es donde está la clave de la unidad del Espíritu, continua Petkau. Al ir por este camino, llegamos a la unidad de la fe, que es la hermandad de Jesucristo.

Lee la Palabra de Dios, exhorta Petkau. Lee la Biblia y descubre lo que allí realmente dice. No podemos encerrarnos en una sola comprensión, porque la Palabra de Dios es viva y siempre tiene algo nuevo que decirnos. 

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. (Mateo 7,7)

Ve la entrevista con Sam Petkau, de Canadá, en la ventana superior.