¡Purifícate – entonces las palabras de la Biblia cobrarán vida!

Escrito por: La Redacción | Publicado: 04. abril 2010

Un corazón puro es lo que se necesita para que la palabra de Dios cobre vida en nosotros. Kåre Smith leyó en Santiago 1, 21-22: «Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.»

– ¡Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón! Si la Palabra no penetra, entonces la lepra (el pecado) aparece en nosotros, advierte Smith.